Oso polar

Datos generales

Nombre científico:
Ursus maritimus
Clase:
Mammalia
Orden:
Carnívora
Familia:
Ursidae
Alimentación:
Carnívora; focas y peces principalmente
Habitat:
Regiones árticas
Camada:
1 a 3 crías
Gestación:
195 a 265 días
Longevidad:
25 a 30 años
Situación actual:
Amenazada
Distribución Geográfica:
Eurasia y norteamérica

Descripción

El oso polar se distribuye en regiones árticas alrededor del Polo Norte. Algunos emigran durante el verano. Generalmente viven solos y sólo se buscan e época de apareamiento (marzo a junio). Son animales muy hábiles en el agua donde son capaces de nadar hasta a una velocidad de 6.5 Km/hr.
Su mayor actividad parece estar destinada al primer tercio del día. Desde julio hasta diciembre suelen descansar aparentemente para ahorrar energía en forma de grasa. Solo las hembras hacen sus madrigueras cuando el tiempo es malo, especialmente las que están embarazadas, hibernando ahí por largos periodos de tiempo. El periodo de gestación dura aproximadamente 195 a 265 días. Durante la época de hibernación corporal. Se han encontrado madrigueras excavadas en el hielo de hasta 3 m. De profundidad. Las crías son ciegas al nacer y alcanzan un peso de 600 grs cada uno. En primavera la hembra sale con sus pequeños oseznos, ya con varios meses de edad y pesando de 10 a 15 Kg.
Los osos polares se alimentan principalmente de focas, aves marinas, peces y vegetales. Son los mayores depredadores junto con sus primos los osos Kodiak. El oso polar puede encontrar fácilmente su aporte alimenticio necesario para nutrir su organismo y hacer frente a bajísimas temperaturas. Sin su fabulosa adaptación anfibia, el gran cazador no hubiera podido sobrevivir en el Ártico. Los osos polares con sus aptitudes natatorias y buceadoras son asombrosas, se impulsan en el agua con las vigorosas y amplias patas anteriores remolcando las posteriores, mientras avanzan a una velocidad de casi 10 Km por hora a lo largo de esta mantiene solamente la cabeza fuera del agua, e incluso se sumergen totalmente, asomándose para respirar con un ritmo perfecto. Durante las grandes travesías; al salir del agua, los osos polares sacuden su espeso y engrasado pelaje como lo hacen los perros. La peculiar estructura de sus pies y zarpas les permiten moverse por resbaladizos y accidentados parajes a más de 29 Km/hr encaramándose en taludes y escarpados tan verticales; poniéndose así a salvo del acosos de los perros durante las cacerías. La mayor parte del tiempo su color es blanco aunque suele volverse amarillento, café o gris en verano. Los machos son más grandes que las hembras y pueden pesar hasta 500 Kg. Su piel tiene una capa de grasa de 4.5 pulgadas de grosor por lo que puede resistir con mucha facilidad el frío del Polo además de que le proporciona flotabilidad dentro del agua. Se estima una población actual de 20 000 individuos, cantidad que se ha visto muy disminuida por el derrame de aceites, petróleo y gas en el Ártico.

Fotos