Flamenco americano

Datos generales

Nombre científico:
Phoenicopterus ruber
Clase:
Aves
Orden:
Phoenicopteriformes
Familia:
Phoenicopteridae
Alimentación:
Materia animal que incluye crustáceos, moluscos, anélidos e insectos, incluyendo larvas, inclusive semillas, hojas en descomposición, algas y diatomeas.
Puesta:
27 a 31 días.
Incubación:
1 o 2 huevos.
Habitat:
Grandes lagos o lagunas someras que pueden ser alcalinas. Los lagos pueden estar tierra adentro, cerca del mar o conectados a él.
Longevidad:
44 años en cautiverio
Situación actual:
Amenazada
Distribución Geográfica:
El grupo ruber es residente localmente a lo largo de la costa de la Península de Yucatán (Celestún, Ría Lagartos).

Descripción

El flamenco americano es un ave grande, de 89 a 122 cm, siendo la hembra 20% más pequeñas que los machos y con las patas más cortas. Cuerpo de forma oval y cabeza bastante pequeña en comparación, plumaje color rosa y carmín, con las plumas de vuelo negras. Márgenes y parte interna del pico tienen numerosas lamelas lateralmente aplanados y dobladas; mandíbula inferior en forma de pala, dedos con membranas. La coloración adulta, fundamental para estimular la reproducción, viene de los carotenoides sintetizados por algas u otros organismos que los flamencos consumen, ya sea directamente o a través de los invertebrados de su dieta. Una característica notable de los flamencos es su pico, el cual les permite alimentarse en forma análoga a las ballenas por medio de un filtro de queratina.
En adultos los ojos son color amarillo pálido, pico tricolor (base crema pálido, parte central rosa y punta negra), patas rosadas con articulaciones más oscuras. El color rosa brillante del plumaje es más pálido en las escapulares y más brillante en axilares y cobertoras inferiores del ala. Primarias y secundarias negras, terciarias rosas, lo cual se nota sólo en vuelo. En juveniles, plumaje color gris con café, márgenes de las plumas rosas, ojos oscuros y pico tricolor.
Sus llamadas son ruidos como graznidos y cacareos, parecidos a los gansos.
El flamenco obtiene su alimento vadeando con la cabeza metida en el agua y el pico horizontal apuntando hacia atrás. Bombea el agua y el lodo repetidamente, y lo filtra con las lamelas (colador formado por laminillas córneas) reteniendo las partículas adecuadas de alimento. Los grupos de flamencos se concentran en áreas donde hay abundante alimento y se los acaban y entonces, se dispersan en el estero.
Las patas largas le permiten vadear en aguas más profundas que otras aves y sus cuellos largos comer del fondo lodoso. Cuando se alimentan en aguas someras, los largos cuellos le permiten balancear el pico lo cual incrementa la eficiencia de forrajeo (del Hoyo 1992). Son ágiles y graciosos de movimientos; pueden caminar fácilmente y correr si están amenazados. El vuelo requiere una pequeña carrera con aleteo a menos que haya bastante viento. En el vuelo estiran los cuellos y pueden llegar a velocidades de 50-60 km/h. Los grupos tienden a volar en formación de "V".
Mientras las aves no están anidando se alimentan exclusivamente de noche y de día están durmiendo o en actividades de confort. Se ha pensado que esto tenía relación con una eficiencia de forrajeo, pero parece tener una función anti-depredadores o termorreguladora, o incluso para evitar la perturbación humana. Varios meses antes de la reproducción y después de ella, realizan desplantes colectivos de cientos de ellos que al parecer tienen el objeto de sincronizar, por estimulación hormonal, los intentos reproductivos de la mayoría de las aves, y así todas pueden aprovechar las condiciones adecuadas del nivel del agua y de cantidad de alimento disponible. Son aves bastante ruidosas y sus voces ayudan a mantener los grupos juntos. Las vocalizaciones varían con las actividades, desde un bajo charloteo producido por un grupo forrajeando, a las llamadas nasales como graznidos que dan en vuelo; otros cantos típicos incluyen un profundo gruñido o quejido cuando son agresivos.
Su nido es un cono truncado de lodo con una taza somera en la parte alta. Ponen un huevo y a veces dos, su período de incubación es de 27 a 31 días y ambos sexos particiapan en el cuidado de los pollos.
Algunos huevos y pollos se pierden con los depredadores que son rapaces, cuervos y gaviotas, y otros animales. Muchas colonias se echan a perder por inundaciones y otras por la sequía, pues con ésta llegan más fácilmente los depredadores.
Hay indicaciones de que años con pobre éxito reproductivo se compensan con años con buen éxito y la población puede permanecer estable. Pero esto es posible solamente cuando el hombre no interviene y se deja a las aves y su hábitat en paz.
El flamenco americano se encuentra amenzado a partir de que el humano ha tenido una influencia dañina sobre sus colonias, al perturbarlos colectando huevos y cazando jóvenes y adultos, también al capturarlos para exhibición en zoológicos o colecciones privadas, aunado a esto la mortalidad que involucra la captura, el tránsito y la aclimatación de las aves. Todas las colonias remanentes de la especie de flamenco en el Caribe, están protegidas, pero la expansión de las salineras a principios de los 1980s removió a 2 de las 3 colonias reproductivas de Yucatán. Los flamencos además, han desertado en otros sitios ya sea por la perturbación, el drenado o el cambio de uso de suelo (del Hoyo 1992). Entre las principales amenazas actuales se encuentran la cacería de subsistencia, la pérdida de hábitat, la contaminación y otras formas de perturbación humana.

Fotos