Antílope Eland

Datos generales

Nombre científico:
Taurotragus oryx
Clase:
Mammalia
Orden:
Artiodactyla
Familia:
Bovidae
Alimentación:
Herbívora; hierbas, hojas, frutos suculentos y algunas cortezas de árboles.
Habitat:
Planicies o terrenos moderadamente inclinados con matorrales y árboles escasos.
Camada:
Una cría
Gestación:
254 a 377 días
Longevidad:
24 años en cautiverio
Distribución Geográfica:
Al sur del Sahara, norte del Congo y Etiopía.

Descripción

Es uno de los antílopes más grandes. Su longitud corporal varía de 230 a 245 cm. y el peso puede ser de unos 900 Kg. El pelaje es corto y de color amarillo-rojizo claro con 4 ó 5 rayas finas de disposición vertical sobre el cuerpo. Ambos sexos tienen cuernos en forma de espiral, siendo los de las hembras, más largos que los de los machos, aunque en estos últimos, son más fuertes. También es muy notorio la gran papada que cuelga del cuello.
El Eland es un antílope gregario y constituye grupos de aproximadamente 25 individuos, en los que hay hembras adultas, crías, jóvenes y uno o varios machos adultos. Sin embargo, igualmente se han observado grupos de hembras jóvenes, grupos de machos y machos solitarios. Los grupos de hembras y jóvenes pueden contener hasta 200 o más individuos. Al parecer no existe una gran territorialidad, ya que hay mucha sobreposición de las zonas ocupadas.
La estación reproductora, puede ser en cualquier época del año, y entre los machos se establece una jerarquía que evita los combates cuando más de uno intenta aparearse con las hembras. A las pocas horas de nacer, las crías del Eland, son capaces de trotar, y tienen una gran inclinación a caminar en fila india, tal como lo hacen los adultos. Además, se observa una gran tendencia a permanecer unidos en los individuos jóvenes. Los machos alcanzan la madurez sexual a los cuatro años y las hembras a los tres. Pueden procrear hasta los 19 años. La presencia de los machos en los grupos de hembras puede ser temporal y tienen dominancia jerárquica. Al contrario de otros antílopes de zonas abiertas, el Eland parece que no dispone de una vista tan aguda y sensible, pero su olfato y su oído son muy buenos.
Estos animales son muy alertas y es difícil aproximarse, además pueden llegar a velocidades máximas de 70 km/h o más y pueden brincar bardas de 1.5 m de altura con facilidad. Debido a la cacería deportiva y de subsistencia, los Elands han desaparecido de gran parte de su rango de distribución original, sin embargo no se encuentran catalogados en ninguna categoría de vulnerabilidad.

Fotos